“Antes de iniciar el tratamiento siempre tenía ansiedad e insomnio. Quería estar tranquila y dormir más ya que estaba haciéndose una bola demasiado grande; al no dormir tenía más ansiedad, contra más ansiedad menos podía dormir.
Acudí donde Alaya sin saber todo lo que había detrás de esta ansiedad. El resultado de las evaluaciones dio que tenía intolerancias y parásitos acumulados por éstas, también déficit de ciertas vitaminas y minerales. Así que comencé una limpieza de los parásitos y posteriormente empezamos con complementos nutricionales. También tomaba la esencia floral que en los test me equilibraba emocionalmente y recibía tratamiento de  terapia energética.

Empecé a notar una mejoría constante y progresiva y una calma irreconocible. Además a día de hoy tengo un grado de ansiedad controlable en la que en momentos puntuales recurro a Alaya. Ahora en mi segundo embarazo tomo flores de bach y los síntomas típicos pero molestos del embarazo se hacen menos notables y mis miedos ni te cuento. Me siento mucho más tranquila y confiada.

Hace unos días acudí con mi otro hijo que tiene casi 3 años y estaba llevando muy mal todos los cambios (empezar el cole, empezar hablar y no ser entendido, su mama embarazada que no puede cogerle tanto……) por el mal comportamiento que estaba teniendo. Tras la terapia floral y un jarabe que nos recomendó es otro, incluso ha arrancado a hablar de forma más clara, se comporta genial y duerme bien…Digamos que le ha ayudado aceptar todos estos cambios… ¡así que encantada!”