“Padecía hace años de lagrimeo en los ojos y moquita constante durante todo el año. Tenía un diagnóstico médico de alergia a las gramíneas y rinitis crónica con una obstrucción de los lagrimales. Lo primero que trabajamos en consulta fue el test de intolerancias alimenticias y vimos que la harina de trigo era lo que mayor toxicidad y reacción provocaba en mi cuerpo. Mediante técnicas de kinesiología y reequilibrios con biorresonancia los síntomas mejoraron un montón. También yo me empecé a cuidar más en la alimentación con las recomendaciones que me daba mediante la naturopatía y tomaba los complementos nutricionales que me fortalecían en los diversos test. Las reacciones alérgicas de primavera y otoño mejoraron mucho en poco tiempo y cada año antes de que llegue la primavera me hago una revisión para ver la limpieza que es más recomendable hacer y equilibrarme. Me siento muy tranquila y relajada durante las sesiones y te recomiendo una sesión si tienes intolerancias alimentarias o reacciones alérgicas. “