“Las Esencias Florales son de gran ayuda en todos los procesos de reequilibrio psico-emocional. Actúan a nivel vibracional, equilibrando el cuerpo energético, emocional y mental, lo que posibilita que muchos síntomas físicos de origen psicosomático se liberen.”

    La Organización Mundial de la Salud, desde 1976 incorpora programas sobre métodos naturales de salud. Entre estos métodos se encuentran reconocidas las esencias florales. La O.M.S aconseja a sus estados miembros, su uso, estudio e integración en el campo de la salud, ya que comienza a valorar el entorno social y el equilibrio emocional de las personas como factores que intervienen en la salud.

    Las esencias florales están clasificadas por dicha organización, como método natural de salud, inocuo y preventivo, dentro del apartado de terapias individualizadas.

    1289328980_133057792_2-TERAPIA-FLORAL-O-ELIXIR-DAS-EMOcoES--Salvador-1289328980

    ¿Desde cuándo se utilizan las Esencias Florales?

    La utilización de las flores con fines terapéuticos se remonta a tiempos muy remotos. Así es recogido por diferentes tradiciones como la Hindi, la Celta, la Taoísta o la Inca, entre otras. Posteriormente Paracelso nos habla de la utilización de las flores con fines curativos. Steiner, padre de la medicina antroposófica, hace referencia a una energía sutil y terapéuticamente poderosa por descubrir en las flores.
    La cultura popular de muchos pueblos refleja el uso, sobre todo por parte de las mujeres, de las plantas y las flores como remedios naturales para la salud.

    La persona que “descubre” y da la forma terapéutica moderna a las Esencias Florales, es el Dr. Edward Bach (1886-1936), inmunólogo y homeópata galés. Consigue elaborar 38 Esencias Florales (conocidas como Las Flores de Bach) y recuperar un método de trabajo con las flores. Esta extraordinaria contribución de E. Bach ha posibilitado un “redescubrimiento” de la riqueza energética y curativa del reino vegetal.

    ¿Cómo actúan las Esencias Florales?

    Su actuación más evidente o evaluable es de incidencia emocional y por lo tanto, son de utilidad contrastada en los procesos de ánimo asociados a todo tipo de desequilibrios de los seres vivos.
    Las esencias florales potencian las virtudes opuestas a estados emocionales disarmónicos, que causan sufrimiento (estrés, miedo, incertidumbre…), permitiendo equilibrar y mantener una apreciación más armónica en un medio de vida cambiante como el actual.

    Actúan en las causas profundas y sutiles de los conflictos humanos. Desde el punto de vista de la Terapia Floral, lo importante a observar en un proceso de enfermedad, no radica en los síntomas que la persona experimenta físicamente. La importancia está en la valoración de la globalidad de la persona y la relación que mantiene consigo misma y con su entorno; siendo prioritario considerar que no existen enfermedades sino enfermos. Para lo cual, será fundamental tener en cuenta la apreciación subjetiva del individuo respecto a su existencia y sentimientos, esto es, valorar lo más posible la “vivencia interior” de la persona.

    Un aspecto importante de las esencias florales, del que se ha hablado muy poco, es respecto a la forma de acción. Los seres vivos tenemos un campo electromagnético; dicho campo es un sistema de frecuencias muy sofisticado que, entre otras cosas, sostiene el correcto funcionamiento bioquímico así como el equilibrio biológico y psíquico. Según la interacción, más o menos conflictiva con el entorno, estas frecuencias pueden ser alteradas y afectar, dependiendo del sector del campo electromagnético, al equilibrio mental, emocional o físico. Dado que el campo electromagnético es un conjunto de sectores intercomunicados, toda alteración de sectores de “alta frecuencia” (psiquismo, emoción) no restaurada puede extenderse a sectores de “media o baja frecuencia” (funcional, físico) y viceversa. Un ejemplo de esta interrelación podría ser: Una alteración emocional (susto, enfado, miedo…) puede alterar frecuencias asociadas al sistema inmunológico o endocrino, aumentar la fragilidad frente a gérmenes y manifestarse, días después, un resfriado.

    th1
    flores de bach

    Las Esencias Florales superponen “frecuencias armónicas” concretas a las pérdidas de frecuencia de sectores específicos del campo electromagnético, estimulando con ello la capacidad restauradora del propio sistema energético. Las esencias florales tienen la capacidad vibracional de ayudar a restaurar especialmente los sectores de “alta frecuencia” (emocional) lo que trae como consecuencia la armonización de la personalidad con el medio y el nivel esencial o mundo interno.

    Cuando la persona armoniza su mundo interno, en la mayoría de los casos, los síntomas concretos remiten o desparecen.

    Sesión de Terapia Floral

    En la sesión de terapia floral se aplican los protocolos y el test de reflexokinesia que permite comprobar qué esencia floral es la adecuada y prioritaria para el desequilibrio que presenta la persona, cuál es el conflicto emocional principal que se va a trabajar con ella y cómo. Es importante saber cuál es la prioritaria y no realizar una mezcla de varias ya que así el tratamiento resulta más eficaz.

    b01
    Bach
    esencias florales triunidad

    Las esencias pueden usarse sin riesgo ya que no tienen acción bioquímica o principio activo y, por lo tanto, no son posibles sobredosis, efectos secundarios o dependencias. Las esencias florales son remedios vibracionales, no son medicamentos y no interactúan con ellos. Pueden ser usadas en cualquier edad, siendo especialmente eficaces en niños. Se pueden aplicar a cualquier ser vivo (plantas y animales). Su uso es complementario con todo tratamiento y terapia.

    Si es necesario en la sesión de Terapia Floral también se ayuda al reequilibrio emocional mediante la Terapia de Liberación Emocional y las técnicas de Reflexokinesia.

    Terapia de Liberación Emocional

    La Terapia de Liberación Emocional o EFT combina elementos de la psicología y la acupuntura, dando lugar a una psicoterapia energética. Se realiza mediante una digito-presión o tapping en puntos de acupuntura a la vez que se está trabajando sobre el desequilibrio psico-emocional: miedos, fobias, depresión, obsesiones, ansiedad, angustia, baja autoestima….

    En EFT, además de trabajar con la mente, se trabaja con la bio-energía, liberando los bloqueos que provocan los estados psico-emocionales o los conflictos no resueltos en los canales energéticos.

    Todo desequilibrio psico-emocional genera un bloqueo en el flujo energético y posteriormente en el cuerpo físico. Es por ésto, que trabajando con EFT, muchos síntomas físicos se equilibran.
    En la sesión de EFT la persona aprende un protocolo para trabajar sobre su bloqueo y colabora en su propio proceso de sanación.

    EFT
    Reserva Terapia Floral