¿Están en equilibrio los Antioxidantes y los Radicales Libres en tu cuerpo?

antiox

En las sesiones de Terapia Holística podemos comprobar si hay equilibrio entre los antioxidantes y los radicales libres en tu cuerpo y prevenir muchas inflamaciones, síntomas y enfermedades….

Si quieres saber más lee este artículo:

Oxidación celular: déjeme que le cuente la historia de su vida

Desde el mismo momento en que nacemos, empezamos a morir.

Nuestra primera respiración inunda las células de oxígeno, y debido a su efecto, comienzan a oxidarse. Este hecho tan vital hace que con el paso del tiempo las células se debiliten y nosotros vayamos envejeciendo.

Esto es lo que se conoce como la “paradoja del oxígeno”: el mismo elemento indispensable para la vida es también responsable de la degeneración progresiva de nuestras células y de las alteraciones orgánicas y funcionales que en ellas se producen.

Dicho de otra forma, el 95% del oxígeno que llega a las células del organismo es utilizado por las mismas para la respiración celular, pero el 5% restante se convierte en un elemento inestable y reactivo conocido como radical libre.

Cuando los radicales van por libre
Los radicales libres se generan naturalmente por el hecho de respirar, aunque también otros factores como el tabaco o un estilo de vida poco saludable contribuyen a su producción.

Estas partículas son átomos que cuentan con un electrón desparejado en su composición, y para intentar conseguir estabilidad, roban electrones a otros átomos que, a su vez, pasan a convertirse así en radicales libres. Esta reacción en cadena provoca la destrucción de las células, de manera que los radicales libres son uno de los principales responsables del envejecimiento prematuro y de la aparición de enfermedades degenerativas tales como arteriosclerosis, diabetes, cáncer, cataratas, patologías inflamatorias, alzhéimer…

Los radicales libres son elementos celulares “subversivos” que atacan el ADN de cada célula unas 10.000 veces al día. No obstante, tener una pequeña cantidad es totalmente normal y no supone ningún riesgo para la salud, ya que el organismo dispone de los medios necesarios para mantenerlos bajo control. El problema viene cuando esos pocos radicales libres generan otros nuevos y el número comienza a crecer hasta tal punto que nuestras defensas antioxidantes se ven superadas. Entramos entonces en un estado peligroso para la integridad de la célula que pone en riesgo su propia vida: el estrés oxidativo.

Antioxidantes y radicales libres: enemigos eternos

El exceso de radicales libres deriva en un desequilibrio respecto a las únicas sustancias capaces de contrarrestar su número: los antioxidantes.

Los antioxidantes forman, junto con el sistema inmunitario, las dos líneas de defensas naturales de nuestro organismo. Son sustancias activas entre las que se pueden encontrar enzimas, vitaminas, minerales, fitonutrientes y productos naturales. Su misión es la de donar desinteresadamente el electrón que necesita el radical libre para conseguir su ansiada estabilidad y así neutralizarlo, evitando que circulen libremente por el organismo y su perjudicial efecto sobre la salud.

Antioxidantes y radicales libres son pues fuerzas antagónicas en una eterna lucha de la cual depende la vida de la célula. Y cuando los radicales libres comienzan a ganar esa batalla, la insuficiencia de antioxidantes debe ser compensada, bien por el propio organismo o por ayuda exterior. Veamos cómo prepara nuestro cuerpo las líneas de defensa antioxidante contra los radicales libres.
Sistemas de defensa antioxidante
Nuestro organismo dispone de de dos formas naturales de combatir el exceso de radicales libres y el estrés oxidativo que provocan:

1. Forma endógena, a través de una serie de sistemas enzimáticos presentes en el cuerpo humano. Algunas de las enzimas más conocidas y estudiadas son la superóxido dismutasa (SOD), la glutation peroxidasa (GPx), la catalasa o la tiorredoxina (TRX), entre otras.

A pesar de ser bastante efectivas, normalmente las defensas naturales endógenas necesitan del apoyo de sustancias antioxidantes exógenas para poder neutralizar el mayor número de radicales libres posibles.

2. Forma exógena, es decir, desde el exterior, a través de antioxidantes dietéticos presentes en los alimentos y los complementos nutricionales. Son sustancias que forman parte de los alimentos cotidianos y pueden prevenir los efectos adversos de especies reactivas de oxígeno sobre las funciones fisiológicas normales de los humanos.

Si quieres saber si en tu cuerpo hay ya un exceso de radicales libres y necesita antioxidantes para compensarlo y poderse así mantener sano….puedes pedir una consulta para comprobarlo y testar los antioxidantes que más pueden ayudar a tu cuerpo…

Comments are closed.